Parashat Behalotja | 02/06

///Parashat Behalotja | 02/06

Parashat Behalotja | 02/06

PARASHAT BEHALOTJA

Entre tantas características, es notable como la Torá retrata el carácter humano. Sus héroes no son sobrehumanos, sus no-héroes no son villanos. Los mejores tienen fallas e incluso el peor de los personajes tiene virtudes salvadoras. No existe ninguna otra literatura religiosa cómo ésta.

En la parashá de esta semana, Behaaloteja, Moshé toca el fondo del pozo, emocionalmente hablando, el más bajo de toda su carrera como líder.

Dijo Moshé a Dios: ¿Por qué has obrado el mal para con tu servidor, y por qué no he hallado gracia ante tus ojos, para poner la carga de todo este pueblo sobre mí? ¿Concebí a todas estas personas? ¿Les di nacimiento? … No puedo llevar a todas estas personas yo solo; la carga es demasiado pesada para mí. Si así es como me vas a tratar, por favor sigue y mátame, si he encontrado favor en tus ojos, y no me dejes enfrentar mi propia ruina”(Números 11:11-15).

Sin embargo, la causa parece completamente desproporcionada a su efecto. La gente ha hecho lo que solía hacer antes. Ellos se quejan.

Ellos dicen: “¡Si tuviéramos carne para comer! Recordamos el pescado que comimos en Egipto sin costo, también los pepinos, melones, puerros, cebollas y ajos. Pero ahora hemos perdido el apetito; ¡nunca vemos nada más que este maná!” (Bemidbar-Números 11:4-6).

Muchas veces Moshé había enfrentado este tipo de quejas de la gente antes. Hay varios casos similares en el libro de Éxodo, incluido uno casi idéntico:

“¡Quien nos diera morir a manos de Dios en la Tierra de Egipto. Cuando estábamos sentados cerca de la olla de carne y cuando comíamos pan en hartura! Pero nos has sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta muchedumbre” (Shemot-Éxodo 16:3).

En las ocasiones anteriores, Moshé no expresó la clase de desesperación de la que habla aquí. Por lo general, cuando los líderes enfrentan desafíos repetidos, se vuelven más fuertes cada vez: Aprenden cómo responder, cómo enfrentar la situación; formulan estrategias de supervivencia. ¿Por qué entonces Moshé parece hacer lo contrario, no solo aquí, sino a menudo, en todo el libro de Números? Incluso llega a pedir por su muerte ¿Por qué este cambio de actitud? Vale aclarar que esta actitud será también repetida por tres profetas posteriores: Eliahu (Elías), Iona (Jonás) e Irmiahu (Jeremías).

Tal vez la respuesta esté en que Moshé no consigue entender que el pueblo estaba cambiando, las circunstancias ya no eran las mismas, lo que una vez sirvió ahora ya no sirve.

En Shemot, Moshé es llamado a ejercer la función del líder que soluciona todos los problemas, el pueblo no tenía que esforzarse en absoluto.

En el libro de Bemidbar, Moshé desempeñará una función diferente: Tiene que hacer que las personas cambien, que ejerzan su responsabilidad, que aprendan a hacer cosas por sí mismos, mientras confían en Dios.

Es precisamente por esto que Moshé está tan triste, porque ve que las personas no han cambiado en absoluto.

Todavía se siguen quejando de la comida y él tiene que enseñarles a adaptarse. Luego de tantos años de esclavitud han perdido la capacidad de acción auto motivada.

Resulta una tarea muy difícil. Nosotros también nos resistimos al cambio: Negación, enojo, culpa. Es difícil darse cuenta de que Dios nos está llamando a la responsabilidad, a convertirnos en socios en la obra de la creación.

Dios consuela a Moshé así como un padre a su hijo. Dios sabe que Moshé no falló. El sigue siendo el líder más grande que el pueblo judío haya conocido.

Pelear contra un enemigo es difícil, luchar contigo mismo es más difícil. Pero el desafío es ayudar a las personas a encontrar la fuerza para cambiar: Ese es el mayor desafío de liderazgo de todos.

¡Shabat Shalom!
Rabino Iehuda Gitelman
Coordinador para Brasil
Escuela Rabínica A J Heschel
Seminario Rabínico Latinoamericano


LA PARASHÁ EN VIDEO:
Un proyecto conjunto entre el Seminario, Masorti Olami y la Asamblea Rabínica:
Los invitamos a compartir la Parashá de la semana.

2018-05-31T14:17:22+00:00