Hiljot Talmud Torá – Leyes sobre la educación XIV

///Hiljot Talmud Torá – Leyes sobre la educación XIV

Hiljot Talmud Torá – Leyes sobre la educación XIV

Se puede transferir a un niño de un profesor a otro profesor, si este segundo es mejor que el primero, ya sea en Biblia o en gramática. ¿De qué se está hablando exactamente? Cuando ambos docentes están en la misma ciudad y un río no separa la misma. Sin embargo de una ciudad a otra ciudad, o de una parte del río a la otra parte de la ciudad, no se transfiere al niño a menos que haya un puente firme que no se desmorone con facilidad. (Shuljan Aruj, Iore Dea, 245:16)

En la única área en que la tradición rabínica permite la competencia y los celos es en el estudio y en la enseñanza. Ya lo analizaremos un poco más en alguna de las próximas entregas pero en esta oportunidad el Shuljan Aruj nos presenta el caso de que en una ciudad haya más de un docente. Si en una ciudad hay un solo docente (y piensen que en la inmensa mayoría de los asentamientos judíos medievales cada ciudad contaba con un solo jeder-escuela y con un solo docente para todos los estudiantes) los padres no tienen mucho para elegir. Si es bueno, mejor y si es malo, “¿qué se le va a hacer?”. Los niños deben estudiar y punto.
Otro escenario diferente es qué sucede si en una ciudad llega a haber más de un profesor. En este caso a los padres les es permitido “transferir” de una escuela a otra a sus hijos si encuentran que hay un profesor mejor al que antiguamente tenía. El libre mercado en la educación propicia que los profesores se actualicen y traten de ser mejores cada día. Sin embargo, el Shuljan Aruj le pone un límite a esta posibilidad. Los padres pueden llevar a sus hijos a la mejor escuela, según su parecer, pero siempre dentro de la misma ciudad. No pueden llevarlo a otra ciudad o hacerlo cruzar el río todos los días para ir a una mejor escuela en otra zona. En los tiempos talmúdicos esto se debía a que existían muchos riesgos de andar por los caminos o de cruzar ciertos puentes que se podían romper con facilidad. En nuestros días, creo yo, que este principio aún se sostiene si comprendemos que su intención también es evitar un esfuerzo y un agotamiento innecesario a los niños. Es importante intentar evitar que tengan que estar viajando por horas (como todos conocemos algunos casos) para poder ir y volver cada día.

Fuente: https://he.wikisource.org/wiki/שולחן_ערוך_יורה_דעה_רמה

2018-02-21T18:40:23+00:00